Curiosidades
Ser Guapos

Los hombres Barbies

 

 

By Peter Panthy

 
 
   
 

hombre BarbieDurante décadas, la imagen de un hombre vestido con ropa de trabajo, sudado y con un hacha en el hombro era símbolo de la masculinidad suprema, hasta uno se podía imaginar que este super macho tendría hasta demasiados olores naturales, ya que no se le veía asociado al jabón y al perfume precisamente.

Por Peter Panthy

Se pensaba que era falto de sensibilidad y cultura “un poco animal” pero de una capacidad de seducción tremenda con un aliento casi afrodisíaco capaces de proezas sexuales. Terror de los hombres casados o padres de niñas púberes, las cuales podrían sucumbir a este macho faunesco con solamente la mirada del mismo, cual medusa erótica.
En cambio el señor pulcro , educado, peinado a la gomina, vestido de ambo y oliendo a lavanda, era considerado débil y hombre bellezasofisticadamente atractivo, pero esto mas bien asociado a su poder adquisitivo. Y un arreglo personal más cuidado podría ser visto tan mal como que tal vez tuviese inclinaciones carnales deshonestas hacia otros hombres,…

Estaba claro que todo era una moda creada desde la ficción ya que en la realidad todos estos roles, posturas y supuestos nada tenían que ver con sus apetencias o rendimiento a la hora de tener un encuentro sexual.

Por un lado estaba el hombre fuerte o sofisticado, pero todo poderoso, proveedor y Dios de la familia en la que la mujer era un especie de abeja obrera encargada del panal, a imagen de esa época (que por cierto no es muy lejana y hasta diría en algunos lugares aún perdura)

El hombre gay continuó con este esteriotipo y a su vez queriendo despegarse por oposición a sus propios espejos a esa imagen, así que si había que ser macho,… eran exageradamente machos; los gimnasios de barrio dada la demanda comenzaron a trasformarse en verdaderas industrias de cuerpos de competición en donde tanto el hombre y la mujer trabajaban como esclavos levantando pesas como para construir pirámides (Y pagando para hacerlo).

El hombre que solo se miraba al espejo para afeitarse y peinarse, ahora paso a adorarse, compararse, medirse, amarse y odiarse.

 
  Claro que tambien surgió el otro gay el que quería despegarse del estilizado aburrido, del señor de traje de oficina, se hizo adepto a los perfumes y cremas caras , a descubrir que tal calzado causaba más atracción que una zapatilla y que una marca paso a ser más importante que la indumentaria en si; los nuevos hombres gays jóvenes, frescos, exitosos y light se hicieron tan encantadores que las mujeres se sintieron atraídas por ellos ( pobrecillas) y los super machos que no eran tan tontos al fin, entendieron que podían imitar una moda a su estilo y así conseguir lo que a otros no les interesaba.

estetica en hombresEl hombre entonces se amariconó.

El hombre Barbie había ya tomado las calles, las vidrieras, los bares y la vida cotidiana, la musculoca (musculoso pasivo disfrazado de activo) y el sofisticado sensible adoptaron al fin el mismo exterior pero con diferente musculatura. Los heteros no se quedaron atrás y pronto Ken y Barbienuevamente nadie distinguió a nadie, todos podíamos tener cualquier gusto ya que las etiquetas de la moda estaban mezcladas y oh valla! Unos aprendimos de otros evolucionando a través de la moda.

Las pobres mujeres han quedado totalmente confusas, en su afán de alcanzar los mismos derechos y privilegios del hombre se han puesto ya a su altura, ya no son más utensilios domésticos y son generadoras de dinero autosuficientes,… pero,…. Al final del día quieren a su machito en la casa, que ahora cada vez más parece estar muy lejos de su alcance, “todos somos Barbies”, el plástico la moda y lo superficial nos ha vuelto descartables.

Ya la sexualidad no divide, más bien diría que todos estamos unidos en el fastfood del amor, una palabra que quedó en las novelas y las grandes películas, las ciudades están plagadas de hombres y mujeres solteras, todos hermosos, bien vestidos, triunfadores,… consumidores compulsivos de otros parecidos a ellos y por lo tanto también inalcanzables lo que lleva a la insatisfacción general.
Veamos que ocurre cuando los jóvenes y maduros hombres de hoy sean ancianos Barbies en sus casitas maravillosas de colores pasteles, estarán solos, con una familia o con amigos? Cual será el costo de la belleza perfecta? Tic tac tic tac!.

 
   
 

Deja tu comentario

 
 
 
  Portada